La Royal de Lahti (2016)

Ayer me dieron una medalla
pero tiene poco mérito
porque todos se llevaron una
todos los que la terminaron,
claro.

La última cuesta precisa
subirla con la boca abierta
cuando el aire es escaso
por el cansancio
pero no fue el caso.

Porque llegará el día
que del grupo me descolgaré
perderé la rueda de delante
y por sorpesa pincharé
no una o dos veces,
sino tres.

Sudor, esfuerzo, lactato
picor, gel y electrolito
surge la sonrisa en la cara
cuando cruzas la línea,
de meta.

No sigas desde el sofá
la vida y milagros de otros.
Súbe al escenario aunque duela
aunque toques para tí
solo.

"Medalla en Lahti (2016)"