DAL302 o un día cualquiera

Lo que veis en la foto es la traza del despegue del vuelo DL302 desde el aeropuerto de San Juan, capital en Puerto Rico, de ayer por la tarde. Si parece que se escabulle por el claro que dejan las espirales de nubes de un huracán es porque se está escabullendo por un claro que dejan las nubes del huracán Irma, de categoría 5, la máxima, a punto de llegar a Puerto Rico.

Traza del despegue del DAL302.

Escapan por lo pelos de una catástrofe y tal. El ojo del huracán a 200km o menos. De la que se libran. Menuda historia. Éso lo he visto yo en el cine.

Pues anda que la mañana…

DL302 es un número de vuelo. Cubre el trayecto desde el aeropuerto de San Juan hasta uno de los aeropuertos de Nueva York. La aeronave en concreto tiene la matrícula N840DN y ese avión ya ha volado ese día. En concreto empezó el trayecto inverso por la mañana (vuelo DL431) y tiene programada la vuelta inmediata.

Éste es el plan que marca la agenda de hoy: salir a las 8:05 del JFK, aterrizar a mediodía en San Juan, volver a cargar pasaje y volver a despegar a las 13:05 para estar de vuelta en Nueva York a éso de las cinco.

Pero si añadimos las inclemencias meteorológicas nos queda la siguiente jornada laboral: vuela a un aeropuerto al que va a llegar un huracan histórico apenas unas horas más tarde de aterrizar tú, aterriza con la que te va a caer, despide a los pasajeros, llena los depósitos para la vuelta, vuelve a cargar viajeros (con sus maletas) y despega antes de que se cierre el espacio aéreo salvo que quieras colgar en youtube los vídeos de una catátrofe meteorológica que vas a grabar tú solito.

Menuda perspectiva desde la cabina del piloto en la ciudad de los rascacielos a las 8 de la mañana de un miércoles cualquiera.

Como para que se te funda la junta de la trócola y la avería te imposibilite la vuelta.

Como para que la predicción meteorológica yerre y la hora de cierre del espacio aéreo se adelante.

Como para que un pasajero no esté en la puerta de embarque y haya que esperarlo (el aviso por megafonía me hubiera gustado escuchar).

Como para que una de esas mil cosas que tienen que funcionar de una forma concreta no hagan lo esperado y te toque activar el plan B.

Al final el vuelo despegó 13 minutos antes del horario previsto. Supongo que la descarga fue breve por la escasez del pasaje (a quién se le ocurre semejante visita ese día), supongo que el embarque fue rápido (había prisa por no mojarse), supongo que algún paso irrelevante para la seguridad se tuvieron que saltar para ahorrar tiempo (no sé, igual no pasaron la aspiradora entre pasajes o el personal TCP no saludó ni sonrío sino que se dedicó a meter prisa con modales bruscos a los pasajeros conforme entraban), igual no hubo anuncio por megafonía avisando al típico que está en el bar y no se acuerda de la hora de embarque (que le den), igual ni hubo el típico porque no era día para ello… vete a saber.

En cualquier caso aquí un servidor se quita la boina y rinde un homenaje a los que lo hicieron posible.

Eh, con dos narices.